Poesía e hipermedios

El poema (no voy a decir “la poesía” porque eso entra en el terreno más amplio de lo poético, un terreno infinito), para ser un poema, debe ser experimental: su función es encontrar nuevas formas de nombrar, describir, poner el mundo en juego, para que la mente lo perciba de otra manera. Si el poema no intenta esto, lo podemos llamar de cualquier manera pero no poema. El poema es una función de la escritura, lo es desde antes de Homero, aunque su relación con la oralidad siempre ha sido intensa; durante siglos, de hecho, la oral fue la principal forma de transmisión del poema. Que no de lo poético: recordemos que eso abarca al poema y a muchas más formas.

Los poemas suelen ser relativamente cortos precisamente porque son experimentales, demasiado intensos para mantenerse en el nivel de extremo del lenguaje que se exige de ellos. Esto no significa que no haya poemas largos, pero o salen de la lírica para entrar en la épica, o decaen por momentos, convirtiéndose en otra cosa, para luego, si hay suerte, remontar el vuelo.

A lo poético se puede llegar por muchos caminos; cualquiera de las artes, por ejemplo. El arte contemporáneo depende en gran medida en ese recurso a lo poético, en crear la sensación mental de un mundo diferente, o hasta hoy desconocido por nosotros; interpretaciones paralelas, versiones paralelas, mundos paralelos, otros mundos. Y supongo que mucha gente viaja, no sólo para escapar del tedio cotidiano, sino para ver el mundo de otra manera, o sea en busca de una experiencia poética (aviso a turistas: la poesía no garantiza la seguridad).

Internet también está a la busca de lo poético, o mejor, es un terreno abierto a lo poético. Hay artistas que están desarrollando una poética para la red, como Mark Amerika (por este enlace se llega a varios de sus proyectos) (y aquí hay otro), basada principalmente en el potencial de conexión entre elementos de distinta índole (¿y no es así como funciona la metáfora?). La red en sí, está cambiando la forma en que entendemos el mundo, la vida, las relaciones sociales. Y eso ya es una actividad poética. Yo diría lírica, porque tengo la certeza de que la función de la épica es explicar el mundo como es, mantener el statu quo, justificarlo, crear historias fundacionales estabilizantes. La lírica, en cambio, y basada durante siglos en el poema como experimento, tiene esa otra función de abrir caminos nuevos; por eso pienso que, en buena medida, la red es un camino lírico. Esto, claro, molesta a muchos: gobiernos y empresas intentan controlarlo, acotarlo, cerrar las líneas de fuga. Tienen miedo de que si la gente se fuga, ellos se quedarán solos en la cárcel.

Hay experiencias en la red que tienden hacia la justificación, no hacia la apertura. Tienden a la defensa de lo que ya es, lo cual les da ese carácter reaccionario que tanto disfruta de la épica. La historia está llena de ejemplos de reacciones revolucionarias. Pero las experiencias más interesantes son las que abren caminos para fugarse de lo ya establecido y regulado (hoy se habla mucho de la experiencia nomádica). Second Life, por ejemplo, sería otra versión del tedio cotidiano (y en gran medida lo es) si no fuera porque en los avatares, las personalidades que cada quien puede adoptar en ese otro mundo, existe la posibilidad de fuga hacia otra clase de experiencia. Que sea principalmente imaginaria no tiene nada que ver; la imaginación es uno de los principales elementos de la experiencia. Quizá sea por esto que las grandes empresas que han abierto espacios en Second Life no atraigan a mucha gente: no ofrecen nada a la imaginación, ni a la experiencia: no les interesa lo poético.

Todo esto viene a cuento de una nota que puse en Paseante Extranjero, y que la poeta Tati Mancebo tomó como principio de una conversación sobre poesía e hipermedios. Con el tiempo limitado por todos nuestros trabajos, estamos tratando de crear un espacio (que estará siempre en obras) donde llevar a cabo esa conversación, y de paso experimentar con las formas de lo poético que la red está abriendo. Ese lugar tiende hacia lo teórico, dentro de nuestro limitado potencial, pero esperamos que se abra hacia la práctica, que es donde se encuentra lo poético.

Veremos qué pasa.

Los comentarios están cerrados.

A %d blogueros les gusta esto: